domingo, 5 de marzo de 2017

Los bebés son aburridos

Post por artista invitada, prefiere que la llamemos Ella. Debo aclarar que Ella tiene un par de esas cosas que llamamos hijos y algunos sobrinos con los que ha podido recolectar información sobre lo que escribe. Para los que habeis leído las entradas anteriores, Ella es ella, sí. Me odiará durante un ratito por haber escrito la frase anterior...pero no me he podido resistir. Tienes tu post para desahogarte, Ella.
_____________




Cucú tras.  Y tu bebé de dos meses se echa a llorar. Tú, como supuesta mujer adulta, te sientes azorada, oh...qué le ha asustado.
Cucú tras. Tu bebé de cinco meses estira un poco la boca en lo que parece un esbozo de sonrisa. Una burbuja de baba revienta en la comisura y resbala por sus regordetas mejillas.
Cucú tras. Tu bebé de un año ríe abiertamente y te pide que lo repitas. Pero para estas alturas estás harta de hacer el bobo y repetir la dichosa frase una y otra vez. El juego no puede ser más estúpido y soso, pero algo más pasa, algo que a pesar de todos los condicionantes que te hacen pensar automáticamente en el bienestar de tu bebé, se hace patente en tu mente. Para estas alturas ya lo puedes verbalizar bien claro. Los bebés son tremendamente aburridos.  Tanto que parece que la naturaleza se ha esmerado en que alcancen esta cualidad.
Pasan de ser completamente inexpresivos y demandantes a ser chillones y demandantes. Y siempre son repetitivos.

Y dale con el cucú tras...https://norlight.wordpress.com/2012/01/


¿Pero qué esperabas?.

Tantos anuncios de productos para bebés, tantos consejos de madres entusiastas en internet, tantas visitas al ginecólogo y al pediatra no te habían preparado para entender que parece que hay una convención social en ocultar lo aburridísimos que son los bebés.
Si tu imágen del mundo de los bebés la formaron los anuncios de colonias, biberones, pañales o muñequitos de goma posiblemente creas que las rutinas con bebés incluyen un estado de casi beatífica felicidad para la madre, que flota por los distintos estados de la felicidad inalterable a caballo de las cacareadas hormonas oxitocina (la hormona del amoooor) y dopamina.

Pues no. Estas hormonas no van a evitar que te sientas agotadas cuando lo estés, que será a menudo, ni que te sientas furiosa o frustrada cuando lo estés, o que te sientas terriblemente aburrida cuando lo estés. No son elixires mágicos, no son drogas que alteren el estado de ánimo, son hormonas que surgieron para ayudar a un proceso natural en un contexto grupal tremendamente, radicalmente distinto al que tenemos hoy en día para vivir la maternidad.  Y es que el ser humano evolucionó en grupos pequeños y cohesionados en los que las madres tenían compañía y apoyo para criar a esos bebés, esos aburridísimos bebés.

Así que cuídalo con todo tu amor. Pero no te culpes por pensarlo. Son aburridísimos. No estás sola, muchas lo pensamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada